Viaje Todo el Año

Costa Este Fly & Drive

  • info-icon

    Precio

    €1.275,00

  • info-icon

    Salidas

    Viaje Todo el Año

  • info-icon

    Duración

    13 Días 12 Noches

  • info-icon

    Tamaño del Grupo

    Max Ilimitado personas

  • info-icon

    Ubicación

    Costa Este

Descripción del Viaje

Viaje a la Costa Este de EEUU y vive un viaje de película.

Si quieres vivir uno de los lugares mas deseados, este es tu viaje.

Vive un viaje con todas las libertades que te da este Fly & Drive por la Costa Oeste con un coche y disfruta de todos sus paisajes y diversión.

 

Revisa nuestras sugerencias de visitas para este viaje o planea tu mismo tus visitas.

INCLUIDO

    • Vuelos transcontinentales desde España en clase turista
    • Alojamiento en habitación Doble / Twin en hoteles seleccionados
    • Vehiculo
    • traslados de entrada y salida de Nueva York.

NO INCLUIDO

  • Tasas de aeropuerto. (aprox 367€)
  • Artículos de cuidado personal.
  • Alimentación no mencionada en el programa.
  • Gastos no especificados en el programa.
  • Propinas.
  • Nada de lo no mostrado en el programa

ITINERARIO

Salida del aeropuerto de Barcelona con destino Nueva York.
A la llegada al aeropuerto serán trasladados al Hotel New York Hilton Midtown.



Nueva York es una ciudad llena de actividades y por ello, le recomendamos hacer algunas de las actividades que le proponemos para los siguientes tres días.

Times Square: Luces de neón, gigantescas pantallas led que promocionan mil y un productos, servicios y placeres y cuya potencia hace que sea totalmente innecesario el uso de farolas en toda la plaza, pasos apresurados, bocas abiertas por la sorpresa y miles de cámaras de fotos y vídeo que quieren inmortalizar el momento sagrado en el que sus dueños se encuentran en ese lugar soñado, en ese corazón de la Gran Manzana que tantas veces han visto en películas, revistas y del que tanto han oído hablar. Recomendamos ver al anochecer.

Central Park: Alegre y colorido durante el verano, Central Park se ha convertido con el paso de los años en una caja que se abre a cada paso para regalarnos las más variadas e increíbles sorpresas.
Quizá la mejor de ellas, la que más se disfruta, sea el sosiego y la paz que se puede respirar al dejar atrás la trepidante marcha que parece invadir las grandes avenidas de la ciudad. El tráfico, las prisas, los ruidos de la urbe que nunca duerme, se apagan al traspasar los límites que entran a este pulmón único en el mundo, que ya ha cumplido nada menos que 157 años con unas cifras que demuestran su importancia vital para la ciudad de Nueva York.

Empire State Building: Entrar por la Quinta avenida en ese vestíbulo impresionante de mármol y subir a un edificio emblemático como el Empire, es visita obligada en la Ciudad por excelencia. Durante 40 años, desde 1931, fue el techo arquitectónico del mundo, con sus 443,5 metros. Las vistas desde bastante más abajo, desde el observatorio del piso 82, son espectaculares, contemplando la gran manzana desde sus 4 puntos cardinales y sin perderte nada

Puente de Brooklyn : El puente en sí es increíble, pero al llegar a la mitad, se aprecia la majestuosidad de los rascacielos de downtown Manhattan, incluso se ve la estatua de la libertad si uno sabe dónde mirar. De noche es especialmente espectacular. Es un lugar donde comprobar el dicho de que Nueva York es la ciudad que nunca duerme, al ver todos los edificios tan iluminados. Verdaderamente increíble.

Estatua de la Libertad: La Estatua de la Libertad es, quizás, uno de los monumentos más famosos de todo Estados Unidos y, porqué no, del mundo. Millones y millones de turistas la visitan al año y cruzan los pocos kilómetros que hay en barco desde Bttery Park hasta la Isla de la Libertad, donde se encuentra.

La estatua es un regalo que hizo Francia a Nueva York como aniversario de la independencia. Mide unos 50 metros y su estructura la diseñó el mismo que hizo la torre Eiffel.

Museo Metropolitano: Uno de los museos más importantes del mundo. Se encuentra en un sitio fantástico, al lado de Central Park y en plena Quinta Avenida, por lo que el visitante no tiene excusa. Además, dentro se pueden ver enormes obras de arte. Eso sí, si realmente quieres verlo bien, es de esos grandes museos que necesitan, cuanto menos, un día completo.
Recogida del coche de alquiler que tendrán disponible desde el 26 de Julio hasta el día 31 de Julio.

Después de recorrer hacia el norte unas 6 horas y media llegaremos a esta maravilla de la naturaleza.

Después del Chekin en el hotel Sheraton On The Falls te proponemos varias actividades ha hacer en Niagara estos dos días:

Maid Of The Mist: Este nombre tan romántico es el que se le da al barco que tomas para tener una visión más cercana y húmeda de las cataratas del Niágara en su parte canadiense.

El recorrido dura una media hora, y te vas a mojar sí o sí, de hecho te dan unos chubasqueros en la entrada que puedes conservar a la salida, porque, según el viento, a veces viendo las cataratas desde arriba te mojas bastante.

Journey Behind The Falls: Primero bajas en un ascensor toda la altura de las cataratas en su lado canadiense, más de 50 metros, y luego vas por unos túneles construidos justo detrás de la cataratas, donde ves la cortina de agua, el lugar hace que la actividad sea espectacular, es la terraza semicircular donde te vas a mojar sí o si, y te ofrece unas vistas únicas al pie de las cataratas.

Spanish Car: El aerocar o spanish car, llamado así porque su diseñador fue un ingeniero español, El Aero Car fue diseñado por un ingeniero español, Leonardo Torres Quevedo no ha dejado de funcionar desde 1916, así que está cerca de cumplir un siglo. El teleférico se sostiene con seis gruesos cables y cruza sogbre el Whirpool o centrifugadora, un remolino gigantesco creado por la fuerza del agua al final de los rápidos de clase 6 donde el río gira 90º a la derecha.

Torre Skylon: La Torre Skylon, en Niagara Falls, Ontario, Canadá, es una torre de observación que domina la vista general de las cataratas del Niágara. La construcción comenzó en mayo de 1964 y fue inaugurada el 6 de octubre de 1965. Recomendamos ver de noche cuando las cataratas son iluminadas de colores.
Después de hacer el checkout en el hotel tendréis 7 horas y media de trayecto hasta Washington.

A la llegada, checkin en el hotel The Dupont Circle y dos días libres para disfrutar de algunas de las actividades que te ofrecemos en esta ciudad:

Memorial de Lincon:  este solemne lugar fue levantado para honrar la memoria del presidente americano que luchó por los derechos de los más desfavorecidos, pero he aquí, que un descendiente de uno de sus defendidos le robó el protagonismo.

La historia es bien conocida: Martin Luther King y su discurso "Tengo un sueño" congregó en agosto de 1963, frente al monumento que recordaba al "Gran Emancipador", a miles de personas que clamaban por su libertad e igualdad de derechos. Fue un discurso histórico y por lo tanto un momento decisivo en la historia de los Estados Unidos.

Además, el escenario no podía ser más acertado ni más espectacular. Construido en piedra blanca con 36 columnas que representan a cada uno de los Estados de la Unión en el momento de la muerte de Lincoln, cuenta con una estatua del presidente sentado en actitud pensativa, con la mirada perdida en la distancia, flanqueada por dos cámaras laterales con las inscripciones del segundo Discurso Inaugural de Lincoln. La estatua tiene 19 metros de altura y pesa 175 toneladas casi tanto como el magnetismo que irradia y que atrae anualmente a unos seis millones de personas.
El Capitolio: Poco menos que emocionado, se siente cualquier visitante ante la gran mole blanca del Capitolio.

Después de haberla visto en cientos de películas tal y como se muestra ante nosotros o destruida por alienígenas o grupos terroristas hasta ser reducida a poco menos que escombros, parece que nos mirara ella a nosotros en vez de al contrario.
La impresión que recibí es, sin duda, la que pretendieron crear los que levantaron el edificio y el gran parque monumental que lo rodea. No en vano, su creador Olmstead ( paisajista del también fabuloso Central Park), quiso dar un aire de decorado reforzado por los contrastes de todas las variedades de verde al edificio de la gran cúpula.

Desde 1793 el edificio ha sido agrandado, restaurado y embellecido de manera continua, de manera que hoy en día es uno de las construcciones más populares y queridas por el pueblo de los Estados Unidos, que lo considera el hogar de todas sus leyes y de los Senadores que las ratifican.

Museo del Aire y del Espacio: Desde siempre el hombre ha deseado volar casi tanto como respirar. La sensación de libertad, de que el tiempo y el espacio son algo relativo, tener alas como las aves del cielo y subir hasta el sol o llegar al infinito corroía a la humanidad desde que se irguió de sus cuatro patas y pudo mirar hacia arriba.
Esa necesidad de vuelo es la que el Museo del Aire y del Espacio pretende recrear, y lo hace a la perfección, en sus enormes salas.

En 1946, el Presidente Harry Truman firmó un proyecto de ley para la fundación de este museo del complejo Smithsonian con varios objetivos: conmemorar el desarrollo de la aviación, recoger, preservar y mostrar todo tipo de artefactos aeronáuticos y proporcionar material educativo para el estudio de la aviación y por consiguiente de la que sería la próxima carrera espacial mundial.

La Casa Blanca: Para un pueblo como el americano, tan propenso y tendente a iconizar lugares, acontecimientos y personas, la Casa Blanca es sin duda uno de los lugares a los que se debe peregrinar al menos una vez en la vida. Como si de una Meca se tratara, miles de americanos llegan hasta la verja que protege el blanco edificio con la esperanza de vivir un pedacito de la historia de su nación, y por qué no, de ver al menos de lejos a su presidente.

Pero claro, no sólo son ellos los que quieren vivir ese momento, sino también los turistas que de paso por Washington no pueden resistirse a la tentación de poder ver en vivo lo que tanto y tan a menudo ven en las películas y en las series de televisión. Porque realmente emociona, seas o no seas un mitómano, te guste o no el American Way of Life, seas apolítico o simplemente llegues hasta aquí con sólo un poco de curiosidad.
Después de 2 horas y media de trayecto llegaremos a Philadelphia donde haremos chekin en el hotel Holiday Inn Express Philadelphia Penn’s Landing.

En este día os proponemos visitar:

Liberty Bell Center: “Proclame la libertad en todas las partes de toda la tierra a todos los habitantes de ésta”. Este es un fragmento de la inscripción que reza en la que quizás sea una de las campanas más famosas de todo el mundo y que, sin embargo, su función inicial no la auguraba tanto reconocimiento. Es la campana de la libertad de Filadelfia, creada inicialmente para conmemorar el 50 aniversario de la Carta de Privilegios de William Penn. Pero fue su toque el 8 de julio de 1776 llamando a los ciudadanos a escuchar la declaración de la Independencia de Estados Unidos lo que la convirtió en todo un símbolo de la independencia, la libertad y el fin de la esclavitud. Se dice que aquí surgió lo que hoy es EE UU, donde se reunieron todos aquellos hombres que quisieron crear una democracia, teniendo un lugar destacado Benjamín Franklin, uno de los redactores de la Constitución americana y gobernador del estado de Pennsylvania (al que pertenece Filadelfia).

Rocky Steps y Museo de Arte: Allá por 1982, y antes de comenzar el rodaje cinematográfico de Rocky III, Sylvester Stallone contrató a Thomas Schomberg para que realizara una estatua con la figura de su personaje Rocky Balboa. El artista no sólo realizó una, sino dos estatuas en honor al mítico boxeador. La ubicación de este homenaje no fue casual, ya que la estatua se encuentra a los pies del Museo de Arte de Filadelfia, precediendo las famosas “escaleras de Rocky”. Este lugar fue bautizado así trás la segunda película de la saga, cuando Rocky entrena corriendo por las calles de Filadelfia, y finaliza su preparación tras subir la larga escalera. En honor a este momento de la película, los turistas se colocan ante la fachada del museo y levantan los brazos, tal y como hace Rocky en la película. La presencia de este escenario en Rocky III y Rocky V hizo de este lugar todo un referente para los amantes de la saga. Durante el rodaje de Rocky III, la estatua estaba colocada al final de los 72 escalones. Al terminar el rodaje fue donada a la ciudad.
El Museo de Arte de Filadelfia es uno de los mayores que podréis visitar en la ciudad si no el mayor. Hay auténticas joyas en cada esquina o pasillo del museo, así que merece la pena apuntarse a alguno de los tours guiados para no perder detalle.
Vuelta a Nueva York en un recorrido de 2 horas.

Devolución del coche y checkin en el hotel The New Yorker A Wyndham.

Para disfrutar de estos últimos días en Nueva York te proponemos:

Rockefeller Center: El Rockefeller Center fue en su momento el primer complejo integral de viviendas, oficinas, tiendas, e incluso un teatro ( El Radio City) que se levantaba en una gran ciudad. Pero también simbolizó y lo hace aún hoy en día el coraje y la fuerza de aquellos grandes empresarios y magnates hechos a sí mismos.

Lo realmente curioso es que su potentado constructor, el rey de petróleo de aquella época J.D. Rockefeller, iba a construir el Metropolitan Opera, pero renunció rápidamente por la crisis de la Bolsa, aunque al poco tiempo reunió a un grupo de arquitectos, 30 artistas y unos 225.000 obreros y los puso a trabajar a destajo para levantar el conjunto de los 14 edificios de usos múltiples que ahora podemos disfrutar.

Quinta Avenida: A lo largo de sus más de siete kilómetros, la Gran Vía de Nueva York nos ofrece alguno de los contrastes más sorprendentes de la ciudad y por supuesto, sus tiendas más famosas y glamourosas; quizá por eso sea uno de los escaparates más fotografiados y grandes del mundo.

Recordando a la inigualable Audrey Hepburn, nos detenemos ante la preciosa vitrina de Tiffany para soñar con las elegantes e inalcanzables joyas que exhibe, o nos actualizamos con las tendencias de Armani, Feragamo, Versace, Dior, Hugo Boss o Fendi, mientras vemos como Cartier compite en lujo con Vuitton o Bulgari. Podemos calmar ese ansia de lujo y materialismo parando para tomar un tentempié en lugares como el desenfadado Havana Central, o el Café Sabarsky decorado como un café vienés.

Estación Central: La ciudad de Nueva York no es, francamente, una ciudad tímida. Tampoco los son por ello ninguno de los elementos que la forman. Y uno de los más importantes es el gran sistema de comunicaciones terrestres, aéreas y marítimas de las que se nutre y a las que necesita para respirar.
Por ello, en aquellas épocas de gran bonanza económica, donde el uso y disfrute del dinero parecía no tener límite, sus habitantes estaban dispuestos a proclamar su magnificencia con un espléndido monumento, una puerta triunfal a la exuberante capital financiera, comercial y cultural de la nación.Sin embargo, Grand Central Terminal tenía que ser más que una bonita fachada.
Detrás de sus elevados arcos y el elegante mármol con la que se engalana, es una maravilla de la ingeniería innovadora y del diseño práctico de la época, que aún sorprende por lo avanzado de sus innovaciones.

Wall Street: El centro financiero de Nueva York, de Estados Unidos y de medio mundo pasa por una pequeña y estrecha calle al sur de Manhattan. Al su alrededor se mueven a diario cantidades incalculables de dinero, se realizan transacciones millonarias y se trabaja con el dinero como telón de fondo. Son cientos, miles las oficinas y empresas que puede haber aquí, en alguno de los numerosos rascacielos que crecen en la zona. Wall Street es la calle y lo que da nombre a esa enorme zona de negocios. Su nombre viene de la época en la que los colonos holandeses levantaron un muro para crear la frontera de Nueva Amsterdam. La pared desapareció, pero se quedó con ese nombre.
Aquí lo más famoso y conocido es la bolsa “Stock Exchange”. Y la esquina más mítica, Broadway con Wall Street.

Little Italy: El barrio de Little Italy en Nueva York se encuentra junto a Chinatown y el Soho, cruzando la calle.

Como era de esperar aquí encontramos una gran, gran cantidad de restaurantes italianos. Por lo demás las tiendas suelen ser en su gran mayoría tiendas de souvenirs en las que vende todos lo mismo pero es una bue a opción ya que, junto a Chinatown, es el lugar más barato para comprar camisetas, llaveros, imanes, tazas y demás artículos que se te ocurran como regalo.

Traslado al aeropuerto de NY y regreso.
Fin de nuestros servicios.

COMENTARIOS

Puntuación de los viajeros

  • Excelente
    0
  • Muy Bueno
    0
  • Medio
    0
  • Malo
    0
  • Terrible
    0
Escribe un comentario

Resumen

  • Alojamientos
  • Excursiones
  • Guías
  • Servicios
  • Precios
No hay comentario
Usted debe iniciar sesión para comentar

CONDICIONES

€1.275,00 13 Días 12 Noches

Payment Policies

Prepayment / Cancellation
  • Deposit: no   
  • Allowed Cancellation: No

REQUEST TO BOOK

Place Order

Adultos:
Niños:
Infant:

Contact with us

YOU MAY LIKE

YOU WILL ALSO LIKE THESE